lunes, 1 de septiembre de 2008

Hablemos de...

Hablemos de.... HIJOS DE PUTA... (no encuentro otro termino para definirlos...)

Hoy íbamos paseando por Paseo independencia, y son las cosas de tener un novio bastante más alto que tú... que cuando hablas con él, vas escuchándole, pero mirando a la nada...

Y os puedo asegurar que me he quedado impactadísima cuando delante de mis ojos, en pleno cruce de paseo independencia, un HIJO DE PUTA (no hay otra manera de llamarlo...) le ha pegado una soberana ostia a su novia en la cabeza...

Impactada, flaseada, impresionada, estupefacta... no se muy bien como definir mi estado en ese momento...

El caso es que la chica tan solo le había golpeado con el reverso de la mano en el brazo, y la respuesta inmediata de este "hombre" fue pegarle un tremendo golpe, primero en el brazo y luego en la cabeza... La pobre chica, ha agachado la cabeza y se ha metido en el corte inglés... El susodicho H.D.P., nisiquiera la a seguido y se ha quedado esperando fuera...

Solo espero, que la situación no les dure mucho, y se atreva a denunciarlo y a mandarlo a tomar por el culo, que es lo que se merece él y la gente como él...

La imagen creo que la llevaré mucho tiempo en mi retina... El mal cuerpo ya se me ha pasado...

Por otro lado, mil gracias para los que ya sabéis...

1 comentario:

FER_CNP dijo...

Si, es que últimamente hay mucho "hombretón" por ahí suelto, no hay nada más bajo que levantarle la mano a una mujer, y encima en plena calle, si ya de por sí es una humillación que te peguen, que lo hagan en público, es más humillante. La verdad es que sientes rabia e impotencia al ver esta clase de cosas, porque realmente no puedes hacer mucho, salvo meterte en medio si se esta sobrando, la que tiene la palabra en estos casos es la mujer, pero casi siempre se niegan a darse cuenta de la situación, la camuflan,no quieren ver la realidad, se hechan la culpa a ellas mismas de la situación que están viviendo. Sinceramente, espero que en mi futuro trabajo tenga la oportunidad de ayudar estas mujeres que viven cada día en un continuo tormento. Por mi parte no tengo nada más que decir que los que sepan de algún caso de este tipo no se queden callados, porque se convierten en cómplices también, entre todos se puede acabar con esta lacra social.

Muchos besicos za!

Te quiero mogollón!!